Fases

La iglesia del Centro Arrupe, antiguo colegio San José requiere una intervención de restauración integral. Esta actuación abarcará desde aspectos estructurales, pasando por decorativos, hasta de adecuación de instalaciones.

En un primer momento los trabajos se centran en resolver las patologías más graves, que afectan directamente a la seguridad del edificio. Así, se sustituye la cobertura de la nave principal con el fin de eliminar las goteras que deterioran la bóveda central, se reparan los lunetos, se sustituyen los forjados de las naves colaterales, y se dispone una nueva instalación eléctrica debajo de los mismos. Asimismo, se restauran las pinturas del colateral este, y se actúa sobre los zócalos de piedra de toda la iglesia.

Con la estructura de la iglesia saneada, se procederá a la restauración tanto de las fachadas, como de los interiores, incluyendo los elementos muebles. Esto es, se trata de una intervención completa, que empezará por la intervención en las 77 vidrieras que posee el edificio de las que la mayor parte requieren su desmontaje, y restauración en taller antes de su reposición.

Las pinturas y molduras que decoran el conjunto de la iglesia constituyen la parte más visible e identificativa del espacio. Con el paso del tiempo han sufrido deterioros a causa de las numerosas goteras, de las filtraciones o de las subidas capilares, pero también, sencillamente debido a la suciedad inherente al paso del tiempo. Para devolverle todo su esplendor al templo se restaurará el conjunto de las decoraciones tanto interiores como exteriores. Pinturas, molduras de yeso y escayola, columnas y capiteles de cemento, barandillas de hierro fundido, serán algunos de los elementos que recuperarán su belleza y nos llevarán a las diferentes épocas de la construcción de este extraordinario edificio.

Pero la intervención no se puede limitar al espacio interior. Así, se intervendrá también sobre la piel del edificio, restaurando las fachadas. Esta actuación contempla no solamente los enlucidos, sino también las molduras, las cornisas, las cúpulas de los torreones de la fachada principal, y la espadaña. Para completar esta actuación, se recuperarán las tres campanas, y se reconstruirán las tres cruces que coronaban la espadaña y las dos cúpulas.

Con el fin de proporcionar un ambiente adecuado para las celebraciones durante todo el año, se instalará un sistema de calefacción por suelo radiante. Para ello se levantará el pavimento de baldosas hidráulicas de la nave principal, que se recolocará para componer un dibujo idéntico al que conocemos actualmente.

La instalación eléctrica se verá igualmente adaptada en su totalidad a la normativa en vigor, en el conjunto del edificio. Se aprovechará esta renovación para implementar la iluminación de parte de la nave principal, en particular de la bóveda, de las figuras situadas en los flancos del altar, y de la escena pintada en el tímpano del coro.

Por último, los elementos muebles se incluirán también en la intervención. En primer lugar, el órgano será restaurado, operación que requerirá su desmontaje completo y traslado. Pieza de gran calidad, constituirá un elemento destacable de la actuación. Asimismo, tenemos la suerte de disponer todavía de las luminarias originales, que se limpiarán, restaurarán o reproducirán según las necesidades de cada una.

Esta intervención, de gran envergadura, permitirá devolverle su magnificencia inicial a una iglesia que, además de ser un elemento patrimonial valenciano de incalculable valor, es un símbolo del antiguo colegio San José.

Fase de Urgencia

Los recientes deterioros que ha sufrido la iglesia ponen de manifiesto una brusca modificación de las condiciones que se habían mantenido desde más de una década y la necesidad urgente de una intervención que aborde las principales afecciones y patologías.

La fase inicial del proyecto de restauración se centra en unos primeros trabajos que consisten esencialmente en sustituir los forjados de ambos colaterales, así como la cobertura del tejado principal, con el objetivo de eliminar todas las actuales goteras que afectan a la bóveda central garantizando así la eliminación de las filtraciones de agua y permitiendo una buena evacuación.

Los lunetos de las cuatro primeras crujías de la iglesia, que son las más antiguas, presentan importantes grietas. Los trabajos se iniciarán con la limpieza y saneado así como la preparación de las mismas para su reparación y consolidación. Aprovechando el desmontaje de los forjados se sustituirá la instalación eléctrica de ambos colaterales, que había quedado obsoleta.

La humedad que afecta a la iglesia no proviene solamente de goteras, sino también de subidas capilares. El efecto más evidente se produce en los zócalos, que serán objeto de una intervención para la colocación de un sistema de secado de los muros y pilares.

Por último, se restaurará la totalidad de las pinturas del colateral este, la zona más afectada por las goteras y las subidas capilares.

Con esta intervención se solventarán los aspectos más urgentes y se sentarán las bases del resto de la restauración del edificio que se llevará a cabo atendiendo a los fondos recaudados a partir de las donaciones que se vayan obteniendo a través de los distintos canales. La consecución de las fases será explicada en esta sección conforme se vayan aprobando.